Flores de Bach - Sabina Bioterapias

Una sesión de terapia floral conmigo

Consiste en una entrevista breve en la que me cuentas qué es lo que quieres trabajar, cuáles son tus síntomas, qué te gustaría conseguir. Te haré algunas preguntas muy concretas.
Con esa información y con la que me dé un testaje, te realizo tu preparado.

Te explico cómo tomarlo, para qué son las esencias que llevas y además te envío por email una ficha muy completa de cada una para que tengas a mano esa información y puedas leerla y repasarla cuantas veces necesites.

Como ves el preparado es personalizado: para ti y para el momento que estás viviendo.

La primera recomendación es que aunque empieces a notar los resultados, no lo dejes. Continúa hasta terminar el frasco.

“La enfermedad es la cristalización de una actitud mental” E. Bach

¿Para qué tipo de situaciones es útil esta consulta?

 algo emocional o comportamental como una tendencia al mal humor, a la tristeza o al pesimismo, una autoexigencia desmedida, sentimientos de desvalorización, baja autoestima, hiperactividad, malos hábitos alimenticios por ansiedad, miedos diversos, fobias, dificultad para relacionarte por ejemplo con tu madre, con la pareja o con la gente en general…

 momentos especiales o delicados de la vida: duelos, separaciones, crisis existenciales o bloqueos, decisiones importantes, cambios de dirección en la vida

 cualquier aspecto que quieras mejorar o cambiar para tu propio desarrollo personal y/o profesional

 

¿Y si me resulta terriblemente difícil hablar del tema?

Aunque no es lo más frecuente, he tenido casos en los que la persona quiere la ayuda del preparado floral, pero no se siente preparado aún para contar o hablar sobre lo que le sucede.

Así que por supuesto respeto el momento en el que se encuentra y le hago el preparado según lo que me diga el testaje. Los resultados son fantásticos.

Las flores de Bach se encuentran dentro del grupo de las medicinas alternativas y están reconocidas por la OMS desde 1976. En 1983 la OMS publicó un estudio dirigido a las administraciones sanitarias de sus estados miembros, recomendando explícitamente la terapia de Bach (OMS Geneve 1983 pg. 162)

La forma de tomarlas:

Cuatro gotas debajo de la lengua, aguantar unos segundos y tragar (mover el frasco antes de cada toma)

Por lo general se toma de 4 a 6 veces/día, pudiendo aumentar la frecuencia de tomas si se está pasando por una situación difícil, sin exceder las cuatro gotas en cada toma.

Hay dos tomas que es importante que sean siempre la primera justo al despertarse por la mañana (antes de levantarse de la cama), y la última toma por la noche justo al acostarse a dormir.

Las tomas intermedias se distribuyen como mejor le resulte, procurando esperar al menos 10 minutos para comer después de una toma, y si hemos comido, esperar una hora para hacer la siguiente toma. Esto se recomienda para asegurar una buena absorción de las esencias, no porque interfiera o dificulte la digestión de la comida.

Venimos tomando nuestro preparado 5 veces cada día, y nos enteramos en el trabajo de que debemos hacer una presentación muy importante en público, o nos dan una mala noticia acerca de un ser muy querido. Podemos aumentar la frecuencia tomando cuatro gotas cada 5 ó 10 minutos hasta que sea el momento de dicha presentación o nos encontremos serenos y estables. Aumentamos la frecuencia de las tomas respetando siempre las 4 gotas.

Soy un desastre, se me olvida tomarlas!! 🙁

Si cree (o ha comprobado ya) que no le será posible hacer las tomas recomendadas, por olvido, por su ajetreado día a día, etc., es preferible que deje su frasquito de esencias visible en su mesita de noche y haga únicamente las dos tomas de justo al despertar y justo al acostarse, y no que esté paseando el frasco todo el día en su bolso o chaqueta y no haga ninguna toma.